La tarde

Eran las 18 horas de la tarde y la brisa del mar me llevaba hacia ti.

Me mirabas y yo te contemplaba de lejos meneando tu silueta cuando ibas acariciando la arena.

Yo me recogía en tu mirada y callada con tu boca! ¡Parecías darme besos que el aire llevaba!,

! Qué diría la brisa callada del mar y el tardecer sereno que a mí venía!.

Era aquella figura mía  que hacía ti iba y los dos paseábamos tranquilos por la orilla del mar azul que como el cuadro pintaba en mi imaginación tumbada en la cama recordándote amada mía,

“Si el mar hablara y el agua oyera seguro diría que te quiere,

si el viento viera y la arena fueras

tú seguro me diría que me quieres”.

Por la Estela de la noche.

Abogado Escritor

Deja un comentario

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s