Cedro del Himalaya.

Es la imagen de un Cedro, según dice el cartel nació en el Himalaya, y estuvo en Granada muchos años, en un magnífico sitio situado al lado del río Genil, en un vergel de ricos árboles cuyas siluetas majestuosas lucen con esplendor. Desde allí se divisa a lo lejos la imagen blanca de Sierra Nevada, y al lado del mismo se encuentra uno de los sitios donde mejor se come de Granada. No digo el nombre para que el que lo lea lo imagine. Pues bien en ese sitio, el gran árbol que creció más de 20 metros según cuenta la inscripción, está un cartel que recuerda su procedencia y tan largo tiempo que vivió entre nosotros. Pero por desgracia una enfermedad se lo llevó  y obligo a que cortaran el mismo hace unos 5 años, y gracias a que alguien quiso recordar su nombre se encuentra todavía el mismo, en la forma que en la foto aparece. Como se ve este fue un gran árbol, fuerte y vigoroso, como sus anillos recuerdan. Me ha  llamado la atención el mismo, porque cuando viniste el último día te paraste y estuviste leyéndolo. ¡Yo paso muchas veces por ese sitio y nunca tuve la osadía de pararme! Será porque soy más despistado!. Hoy hace una semana que estuviste por aquí y no había vuelto a pasar, sin embargo, hoy me han dado ganas de venir, y al pasar por él me he parado y le he echado una foto,. Me ha llamado la atención del cartel que pone que sus raíces todavía se encuentran vigorosas, o al menos me gustaría que lo fueran, por lo que no ha muerto todavía, al contrario vive, y muy bien envuelto en los otros árboles que le rodean. Uno de ellos es de la misma especie que él, por lo que juntos estarán siempre.

Un poco mas allá se encuentra otro árbol cerca del lugar donde comimos, y he pasado junto a él. “Recuerdo la última vez que viniste, te paraste y lo abrazaste, me llamo la atención y no sabia por que lo hacías, me dijiste que abrazar los arboles es muy bueno, porque son seres vivos y notan cuando lo haces”. Cada vez que paso, me paro y lo hago, y noto algo que se mueve en mi. No se si será porque abrazo el árbol, o pienso en ti que te estoy abrazando,. Sea lo que sea me gusta hacerlo, y ahora mas con este nuevo amigo el cedro del Himalaya.

Gran paseo y bonita historia( o al menos a mi me lo parece) 

Con cariño

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s