Adviento

Tú… me dejas ser, errar, enmendar, decidir, sentir, entender, llorar.

Eres el relámpago que no ven mis ojos: Bálsamo, esperanza y fe que ilumina mi corazón.

Tuyo es mi latido, tuya es mi palabra, tuyo es mi camino, tuya es mi palma.

Solo Tú… pase lo que pase en este trémulo mundo no me desamparas un solo minuto. ¡Gracias, mi Dios! ¡Eternas gracias!

Tuyo es mi don, tuya es mi alma, tuyo es mi reloj.

Tuya la esperanza ,y el amor,y la vida

(de una amiga, P. Carvajal)

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s