Adviento

El pez que pasó por el rio

Érase una vez un pez que paso por el rio,

después de venir por el mar. 

 Al ver lo pequeño que era,

 se asustó, porque pensó que su vida se acabaría, 

entre la boca de tanto pez grande que por allí había. 

Se metió entre las piedras gigantes que el rio tenia,

  y descubrió por asombro, que junto a grandes algas, 

 había otros peces de tamaño más pequeño que el.

Se alegro de pensar que no era tan chico  

  y que entonces su vida no correría peligro, 

porque se comerían antes que a él a los otros más chicos, 

que seguro estarían más jugosos que él,

incluso en caso de querer, haría el valer su tamaño, 

él se comería a los pequeños peces.

  Entonces se acercó a ellos y les dijo, ¿oye peces pequeños que pasa en este lugar? 

¿Hay peces más grandes que yo que quieran comerme, 

o mejor, van detrás de vosotros para comeros? 

Aquellos peces pensaron que el nuevo pez era raro.

! ¡Cómo podía decir que si se lo iban a comer a ellos!, 

cuando antes que ellos en la línea de las especies,

el pez que era más grande que ellos y que nuevo venía,

seria zambullido antes que ellos que ya conocían el sitio. 

Por eso inventaron entre ellos una historia, 

 y le dijeron entonces al nuevo habitante. 

!Entre nosotros tenemos un   pacto secreto, 

nosotros lo cumplimos y nos respetamos!

Entonces el pez nuevo le dijo,¿ cual era el pacto?

y entonces le dijeron que cada uno buscaba su vida, 

que era el ser humano con las cañas de pesca 

los que los perseguían y se los comían,

y que por eso el peligro era ellos,  

y no los habitantes del rio que eran amigos 

y todos contentos se saludaban.

Y cuando   la caña del humano aparecía se llamaban, 

los unos a los otros mediante silbidos ,

y cuando el agua se removía por los silbidos, 

!corrían todos en una y se metían muy dentro.

De esta forma las cañas no los cogían y podían evitar ser su presa.

Ese era el pacto y así ,salvo que alguno se despistara.

Vivian y de esta forma felices duraron mucho tiempo.  

Cuando una caña veía se llamaban y entonces corrían despavoridos 

!!Je je je que grande sorpresa no ser devorado por el humano!! 

Ese era el peligro más grande, que tenían que padecer, 

y así de esta forma se fueron conociendo unos a otros  

y vivieron mucho tiempo,…….. hasta que nuestro adorado pez 

se cansó del sitio donde estaba ,pues él no era un pez de rio 

sino de mar, y se dijo !Me voy nuevamente con otros bríos 

y aquí os dejo, que ya estoy harto de tanta caña dominguera, 

al menos en el mar soy más libre que aquí, aunque también hay peligros !

Pero bueno estoy convencido de que no me pasara nada,

y se despidió de ellos y se marchó una mañana temprano. 

Cuando ya estaba cerca del mar, cuando ya los amigos no estaban 

se quedó un poco dormido y se despisto “el pobre pececito”. 

Y sin que se diera cuenta ,una caña lo cogió, y lo subió para arriba.

Y cuando se despertó del sueño, vio que ya no estaba en el rio, 

pero tampoco estaba en el mar y se dijo ¿dónde estoy ?

Y resulta que estaba, en el “interior de la barriga del humano 

que se lo había zambullido con la caña y se puso tan triste” 

que se dijo !!!ves si no me tenía que haber movido !!.

Bueno pues nada, que le vamos hacer,” que nuestro lindo pez 

termino zambullido en la boca del humano”. 

(espero que le sentara bien al menos) 

!!pobre pez !!

Pero paso una cosa muy extraña, 

de pronto el humano empezó a toser y toser. 

(Se ve que la raspa de nuestro adorado pez 

no le sentó nada bien). , y entonces de tanto tosido,

“el pez por la boca salió escupido tan lejos 

que fue a caer nuevamente al rio.  

Y cuando llego y vio a todos los peces, 

se puso tan contento que les dijo lo que les paso.

Todos quedaron maravillados del suceso.

“Nuestro pez amigo a sobrevivido del humano ,

hagamos una gran fiesta y disfrutemos de que ha vuelto” 

Y de esta forma terminó nuestra historia, 

que sin duda cuenta, como mejor acompañado  

que no andar de aventura solo,

y que con la ayuda de la especie venceremos. 

Colorín colorado el cuento terminó.

Y con el la historia del pez que quiso,

su aventura en solitario hacer.

Pero, que tragado por otro, de mayor tamaño

en su barriga acabó.

Y por la caña humana,

de otra especie se alejó.

Pero, como el cuento

no puede triste terminar.

Prefiero que a su casa vuelva,

y que con los de su especie esté.

Y así la historia que de triste pudo ser.,

Con alegria compañía terminó.

!Colorín colorado

este cuento a terminado!.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s