Publicado en Adviento

A veces me pregunto ¿ cómo será el cielo?

Abraham y el sacrificio de su hijo Isaac Pintado por Michelangelo Merisi da Caravaggio (1571-1610) , Pintado en 1598, Óleo sobre lienzo © Piasecka-Johnson Collection, Princeton, New Jersey

Después de todo el cielo debe ser una maravilla a la que todos aspiramos estar algún día, pero que nuestros apegos terrenales nos hacen dejarlo para más tarde, es como un niño al que le guste una golosina, que le atrae el olor el sabor el gusto y la forma que tiene, pero nosotros lo dejamos en una bolsita y el niño la mira relamiéndose los labios y con ganas de cogerla de que me despiste para que entre en su paladar, nosotros mientras tanto vigilantes.

Después de todo, pienso que el cielo es amor, y el amor no tiene sitio, no es un rincón, debe ser un lugar hermoso donde todos cogemos sin apretarnos, con espacio infinito

el cielo debe ser encuentro, alegria eterna, amor infinito.