Publicado en Adviento

DON Y MISTERIO

San Juan Pablo II

Ahora que empezaré a cargar la mochila de mis pensamientos, nuevamente en mi recorrido mental te tengo presente. Cogeré el libro, te llevaré donde yo vaya, y espero disfrutar pronto de tu querida tierra Polaca.

“Fui desde Cracovia a Gdow en autobús, desde allí un campesino me llevó en
carreta a la campiña de Marszowice y después me aconsejó
caminar a pie por un atajo a través de los campos. Divisaba
a lo lejos la iglesia de Niegowic. Era el tiempo de la
cosecha. Caminaba entre los campos de trigo con las
mieses en parte ya cosechadas, en parte aún ondeando al
viento. Cuando llegué finalmente al territorio de la
parroquia de Niegowic, me arrodillé y besé la tierra. Había
aprendido este gesto de San Juan María Viarmey”

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s