La Caja Mágica

La lectura del Evangelio de hoy nos pide que recemos por “los que persiguen”. Es fácil rezar por los que son perseguidos en el mundo por su fe. Nos sentimos unidos a ellos y admiramos su fuerza y determinación. Sin embargo, es muy diferente rezar, como nos pide Jesús, por los mismos perseguidores. Tenemos que creer que estas oraciones también funcionan. Mira a San Pablo, uno de los mayores perseguidores de los cristianos. Mirad cómo Dios utilizó a este hombre, conocido por su odio contra los cristianos, para la proclamación del Evangelio de Cristo y el crecimiento de nuestra Iglesia primitiva.

Erase una vez un niño 🧒 o tal vez una niña 👧 que le gustaba mucho jugar con una cartera, donde metía muchas cosas, era mágica, la cartera porque todo cabía dentro de ella.

Le ilusionaba mucho entrar cosas, se divertía porque todo cabía dentro de ella.

Un día una Hada que vino del cielo, se le apareció en la noche cuando estaba 😴 y le dijo con dulce voz, ! Te traigo un regalo para que lo tengas siempre contigo, y en él podrás ir entrando todo lo que quieras porque no tiene límite!. ! Podrás entrar tus pensamientos, tus recuerdos, tus ilusiones. ¡Podrás hacerte un 📔 cuaderno mágico, y anotarás todo lo que te vaya sucediendo durante el día y la noche!.

! Que feliz me haces!, le dijo a la Hada. No solo podre poner todos mis recuerdos, sino que podre entrar todo lo que se me apetezca. Podré jugar con ella. La Hada le dijo” que podría compartirlo con todos las personas que quisiera, con la única condición de que no fueran amigos, ni seres queridos, familiares, ni aquellas personas con las que habitualmente se relacionaba”.

!Vaya!, (pensó en su interior), que esa condición era excesiva, que así no podría compartirla con nadie, porque no conocía a nadie que no fueran amigos.

! No me parece una buena idea!, se dijo. Yo no quiero compartir nada con personas desconocidas, mi madre siempre me dice que no me junte con nadie desconocido, porque pueden hacerme alguna cosa.

(Que rollo pensaba, no podre entrar mis pensamientos, ni todos los juguetes que tengo. Lo dejare dentro del baúl que tengo en mi cuarto, porque no me sirve para nada.

La Hada se fue por la noche después de decirle al niño, la condición para poder hacer uso de la caja.

Se fue bastante decepcionada porque escuchaba los pensamientos que tenia, pero aun así pensó dejarle la caja, por si cambiaba de opinión algún día.

Sucedió algún tiempo después, que la niña un día encontró, a una persona que no conocía, la cual se le acerco a ella, y le pregunto que si quería jugar con ella. La niña sorprendida, le dijo que no se juntaba con desconocidos porque se lo prohibía su madre.

Ella le dijo que no se preocupara que no le iba a hacer nada, solo quería jugar y divertirse un rato, que estaba sola y no tenia a nadie con quien compartir nada, porque todos la rehusaban, sin saber los motivos.

Como no era muy tarde, y hacia buen tiempo, la niña cambio de opinión y pensó que no pasaría nada, si jugaba un rato, con ella.

Empezaron las dos a jugar a la comba, dando muchos saltos en el aire, y alcanzando las hojas de los arboles que tenian en su alrededor.

Dieron tantos saltos, que terminaron tan cansadas que se tumbaron en el suelo, y debajo de un árbol se tomaron un refresco que la niña tenía en la caja que se había traído, y que le regalo la HAda. ! Vaya pensó que suerte!., hoy que se me ha ocurrido traer la caja 📦 me he encontrado a una persona desconocida, y me estoy divirtiendo tanto con ella, que a partir de ahora le diré si quiere acompañarme a jugar conmigo todos los días.

Y así fue, las dos a partir de aquel momento se hicieron tan amigas, que apenas podían separarse. La madre de la niña se puso contenta de que hubiera conocido a una niña, aunque al principio no le hacía mucha gracia porque no la conocida de nada.

Ambas se hicieron inseparables, y a partir de ese dias, compartieron los recuerdos, juegos y pensamientos dentro de la caja.

Se había cumplido la condición que le puso la Hada mágica, de que la persona fuera desconocida.

La Hada desde el cielo las observaba, y se puso muy ☺ ☺ contenta.

Morajeja.

No siempre lo que tenemos cercano puede ser lo mejor, tenemos que abrir la mente, y el corazón a otras personas, aunque no las conozcamos. La semilla crece en cualquier lugar, y el campo es tan grande que siempre nos puede dar lo que no pensamos.

Miremos con el ❤. Soñemos despiertos. No juzguemos a nadie.

Puede que la persona que está sola, no haya tenido nunca ninguna oportunidad de que alguien se le acerque y le diga, ¿quieres ser mi amigo?

Si ya lo sé, tenemos que hacer caso de nuestros padres, que quieren lo mejor para nosotros, y no se fían de aquellas personas que se nos puedan acercar, porque siempre tenemos miedo de que nos ocurra algo. Lo sé, pero, soñemos en un mundo donde eso no ocurre, y que solo tenemos miedo de nosotros mismos. La Ada desde el cielo nos ayudará, y nos vigilará para que nada nos ocurra.

Esto es un pequeño cuentecillo, pero agrada que termine ☺ la vida es así más apasionada. Seamos como niños o niñas.

Colorín colorado, este cuento no ha terminado………………

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s