camino del cementerio. Tu silueta

Eran las doce cuando subía

por la empinada cuesta

entre árboles veía

tu silueta.

Era un día de primavera

hermosa lluvia caía

y yo con mi paragua

a tu silueta caminaba.

Era la sombra derramada

que me acompañaba

cuando subía la cuesta

a tu lado

que hacia ti, me lleva.

Era el viento que mecía

y acompañaba

besando la subida

al cementerio de Granada.

Era la Alhambra quieta

que a su verita queda

y con la calle mojada

el sonido del viento sonaba.

Era la fresca hierba

que a tu vera quedaba

contemplando la hermosura

que el frescor dejaba.

Era la entrada al recinto

con los cipreses al fondo

y todo de tumbas lleno

tan bonitas y engaladas.

“Y bajando la cuesta

tan empinada,

sigo andando

hasta Granada”

Y detrás dejo

tu silueta

que por el camino queda.

Me acompañó la subida

tu silueta

 y quedó esperándome arriba

que veniéra

para allí quedarme

tu silueta

Ahora no es el momento

le dije

la vida me pide paso

dejando que hacer todavía

haceres que no debía.

Mas solo Dios sabe,

si mi próxima subida

contigo me quedaré

silueta,

para siempre eternamente.

Contemplo tu belleza

cipreses de la Alhambra

que rodean el camino

y de tantas tumbas quietas

que embellecen tu silueta

Ahora ya no me muevo

aquí quedan mis huesos

mi alma al cielo lleve

mis huesos en Granada quedan

camino del cementerio

entre flores y recuerdos

por la empinada cuesta

mi vida serena queda

besando tu silueta

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s