A la vela de la Alhambra

La imagen tiene un atributo ALT vacío; su nombre de archivo es antologia_de_laesteladelanoche_thumb.png
A la vela de la Alhambra me cobijé

a la sombra del arroyo me evaporé

y con el árbol caído de la cuesta de Gomerez

hasta la torre de la vela llegué.

En el suspiro del moro, a Boabdil le dije:

“llora como mujer, lo que no has sabido defender como hombre”

y con la luz del atardecer, escucho el pajarillo de la copa que revoloteando viene.

!Vuela vuela, que te vea!. Dame tu mano que te empuje la cuesta subir

y en el palacio, bajo la luz de la noche, la estrella me conduce a ti.

Y con la vista del Albaicin dorado, y el Sacromonte gitano

bajo la cuesta empinada, que me conduce a la Acera del Darro.

Calle señora, con sus palacios y sonido de guitarra buena

Plaza nueva queda cerca, y la vista impone.

Cuando llego al Rey chico, subiendo la cuesta, me lleva a Valparaiso. San Cecilio, y la blanca Sierra Nevada que como estampa nunca termina, y besa a su amada. El Genil engalanado enamora al Darro, que bullicioso cruza bajo los arcos y puentes a la vera de la Alhambra. Y desde allí música de boda suena, con los comensales esperando a la novia y al novio.

Allí queda mi Granada, bajo la vela de la Alhambra, bajo el amanecer de ensueño, bajo la estampa de tanta Iglesia, y del Mirador donde quede contigo.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s