El paseo de los tristes de la Alhambra iluminada

“El Paseo de los Tristes,

huella de mi Granada,

diamante oscuro en la noche

de la Alhambra iluminada,

y la belleza parada”.

¿Porqué llamar Triste

a tan digno paseo

con tanta belleza junta

a los pies de la rojiza Alhambra?

¿Será porque una princesa

o sultana enamorada

tuviera el mar de amores

de alejarse de Granada?

o al mismo Boabdil suspiraron

“No llores como mujer

lo que no supiste defender

como hombre”

o también este otro

“Dadle limosna mujer

que no hay en la vida nada

como la pena de ser

ciego en Granada.

Paseo de los Tristes

Vergel de mi Granada

!si algún día vienes

párate en los puentes

que sobre el Darro hay.!

Camina tranquilamente,

que de palacios esta lleno

a la izquierda y la derecha

corren callejuelas pequeñas,

unas a la Alhambra suben

otras hasta el Albaicin

y todas confluyen aquí.

El paseo comienza en la Plaza

con la Real Chancilleria

con los juzgados al fondo,

hoteles y restaurantes

y mi colegio de Abogados.

El primer puente, abre el camino

y ya la gente se va agolpando

te aconsejo por la noche

que menos bullicio tiene.

Sigue el camino despacio

detente mirándolo todo

que no hay desperdicio,

y si algo te perdiste

vuelve el camino,

y comienza de nuevo.

Iglesias y conventos

y el museo Arqueologico

y al final del paseo

bendita vista a la Alhambra.

Si la vez por primera vez

no la olvidaras,

te puedo asegurar.

Haz una parada en la fuente

descansa en algún bar

tómate una cerveza

que con gran tapa acompañará.

Y si vas acompañado,

recítale un mensaje de amor

que como te declares aqui

jamás el compromiso romperás.

Y si algún día lo rompes

seguro volverás,

como excusa perfecta

de volverte a enamorar.

“En el paseo de los tristes

le di mi primer beso,

le cogí de la mano

y le dije te quiero.

En el paseo de los tristes

le recité mi primer verso

y bajo la luz de la luna

con la Alhambra de testigo

me enamore de ella.

En el paseo de los tristes

con el sonido del Darro

el Rey Chico padrino

le puse el anillo

y pedí la mano.

Al paseo de los tristes volví,

cuando las canas peinaban,

la barriga ensanchaba

y acompañados vinimos

de hijos y nietos.

Sentimos los dos nuevamente,

el suspiro de la noche

la alegria de aquel momento

!y hasta se nos quitó el lamento

de tanto penaero que llevamos dentro!

!!Anímate y vente,

y ya que te pones,

no dejes el paseo

por la cuesta,

que hasta el Albaicin llega.

Eso sí sube despacio,

que la vida es larga

y los excesos malos.

Respira profundo

entretente mirando

para, respira y sigue

aprovecha y le coges la mano.

Y llegando a Plaza larga

tómate unos caracoles

regaditos con un buen vino

y una vista de lujo.

Y seguro lo mismo suena

una guitarra enamorada,

de la Tuna de Granada.

y cuando por la noche duermas

te sentirás tan a gusto y sentirás

mereció la pena seguro

volver

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s