He deseado entregarme, a la orilla de mis recuerdos

He querido entregarme,

a tu alma buena. 

Más no ha podido conmigo,

mi triste pena. 

He sembrado en la arena,

 tu dulce aroma 

Y me ha llevado a tu vera,

tu piel morena. 

He cogido tus manos,

entre las mías,

y me han llevado,

a la orilla de mis recuerdos. 

He sentido tus dedos,

que me llenaban,

de placentero agrado,

cuando tocaban. 

He cantado contigo,

la tarde entera,

y he bebido tu llanto,

de luna llena. 

He deseado decirle al viento,

que apagara su llanto,

y cuanto soñara desnuda,

la luna nueva. 

He añorado sin tiempo,

que me llevara al cielo,

para poder tenerlo,

en mi regazo nuevo. 

He visto apagarse,

la sirena vieja,

en la noche fría,

en tu noche tenue. 

He deseado beberte,

en el verso de seda,

y dibujar tu nombre

con un beso nuevo. 

He cantado al espacio,

con mis manos quietas,

una saeta en la noche,

que la espuma lleve. 

He cogido tus manos,

entre las mías,

y me han llevado a la orilla

de mis recuerdos.

He visto tu nombre

entre algodones

acariciar mis dedos

como las flores

He cogido una rosa

y te la he llevado

y dándole un beso

me sonreíste

He querido decirle a la vida

ser agua fina

clamar entre lagrimas

y en un tarrito de seda

contar los días.

He deseado decirte

un día tras otro

que aunque no hubiera cielo

lo inventaría,

para llevarte conmigo

bajo mis alas

que envolvieran

en la otra vida.

He querido contarte

tantas batallas

y tú, entretenida

bailabas,

y sembrabas

la tierra

de dulce luna.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s