Sígueme

Te aseguro que cuando eras joven, tú mismo te vestías e ibas a donde querías. Pero cuando seas viejo, extenderás tus brazos, y otro te atará y te llevará a donde no quieras”.
De esta manera, indicaba con qué muerte Pedro debía glorificar a Dios. Y después de hablar así, le dijo: “Sígueme”

Del Evangelio de San Juan,

Si un árbol dejara sus ramas caídas

y su aroma me alcanzara

la belleza que encierra

me acogiera.

Si pudiera leer un libro

en ti apoyado,

cantar pasando página,

pintar tu nombre,

“acoger al poeta

que llevo dentro,

escuchar tu palabra

que me dice

Sígueme”

Y yo, con los ojos cerrados

cogerte de la mano.

Si cuando necesite tu apoyo,

cuando no pueda sostenerme

pronunciara tu nombre,

y supiera ,que no me dejarías.

Si me susurras mi nombre

te respondería,

“Señor quiero seguirte”

como Tú me sigues”.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s